lunes, 25 de julio de 2016

Tecnópolis. cambiaron futuro por pasado. Un plan cultural correspondiente al plan económico.



Usbek,
algunas noticias que voy leyendo por aquí y por allá. Tecnópolis. 
Un parque dedicado a la ciencia y la tecnología, negado por los opositores al gobierno de Cristina Fernández. 
Un lugar de cultura. Donde los niños podían seguir con atención a Zamba contándoles la historia argentina, por ejemplo, entre otras tantas cosas que se podían ver, escuchar, e interactuar (ver el video compartido del sitio de  Periodismo Popular , que publiqué al final del post)

Hace unos años, para algunos de los periodistas no militantes este espacio de cultura fue NEGRÓPOLIS.



Ahora resulta un friendly place -según Lombardi- donde las chicas pueden ser cosas, it girls, chicas cosas, cosificadas. 
¿ni una menos?

Ahora Tecnópolis es el lugar donde un presidente juega haciendo selfies para snapchat.

Y mientras el presidente macri juega (luego se cansa), se producen #ruidazos por los #tarifazos; y cien ollas populares se establecían en distintos puntos, etc.... 
y en Tecnópolis "no hay más agua caliente para el mate", un tema cultural, qué duda cabe -escucho por Radio del Plata, lo dice Daniel Tognetti-, ha desaparecido la Plaza de la Memoria, se cuestiona la cantidad de desaparecidos... en la nueva Tecnópolis también desapareció la historia nacional y la memoria. Pero tenemos it girls.

Pero mejor recordemos palabras de Jauretche que vienen a cuento para este NeoTecnópolis que representa un plan cultural correspondiente al plan económico del gobierno de macri. 
Un plan cultural implementado por intelectuales amaestrados, al servicio del sistema,  que derrochan cabriolas  y piruetas desde los medios a su alcance. "Intelectuales orgánicos" -concepto gramsciano-, periodistas a sueldo del poder hegemónico, no militantes e independientes -eso sí- del rey de España (antes y después de haberle pedido perdón con angustia).
Los intelectuales del sistema en largos años de lucha al servicio del divorcio con la realidad de un país al que se sienten desterrados y al que desprecian desde otro país, perfecto e indeterminado, al que creen pertenecer. Son los boletineros del establishment. Sirven ara distraer a la gente de las cosas concretas (los elefantes) manteniéndolos lejos. Aplicando aquello de que "las elites deben pensar y gobernar" (al servicio de intereses antinacionales), excluyendo a los sectores populares que carecen de aptitudes técnicas.
 Un plan cultural correspondiente a su plan económico. 


video


EL PROYECTO CULTURAL MACRISTA PARA EL PAÍS

Jauretche, Arturo. Libros y Alpargatas. Civilizados o Bárbaros.
introducción y comentarios: Norberto Galasso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario